Hombeek

Hombeek es un auténtico pueblo del Zenne con muchos lugares de interés urbanos y rurales, de campos verdes y cielos azules. Notarás inmediatamente su carácter agrícola si paseas por sus tranquilas carreteras junto a sus numerosos campos labrados. En la naturaleza de Hombeek disfrutarás de total tranquilidad y con un poco de suerte, podrás visitar los conocidos huertos de Hombeek.

Hombeek es el lugar perfecto para una parada en uno de los establecimientos de hostelería, que se encuentran todos a unas pocas calles unos de otros. Desde aquí, puedes pasear por el bonito centro urbano, con una plaza del pueblo recientemente remodelada, y a través de caminos rurales hacia el castillo Expoel. Su nombre se debe probablemente a un espíritu maligno o una bruja que vivía allí en una charca.

NO TE PIERDAS ESTO – HOMBEEK

1. El estanque de Eglegem

El Estanque de Eglegem, o «el pozo de Hombeek», como decimos aquí, es un estero que surgió durante la construcción de la autopista E19 y se ha convertido desde entonces en un parque natural de 43 hectáreas. Es un importante lugar de descanso para aves y en él vive una familia de castores. En verano,  se pesca con caña, y el estanque se llena de veleros y windsurfistas.

Eglegemvijver

2. Las orillas del Zenne

En Hombeek puedes dar un bonito paseo en el dique del Zenne. El Zenne es un río de agua dulce con mareas, como el Nete, el Rupel y el Dyle. Este río sufre dos veces al día la influencia de marea baja y marea alta. Este funcionamiento de las mareas ha creado un biotopo especial y muy raro: tibias marismas de agua dulce y marismas saladas, que no están permanentemente bajo el agua, y por ello son medios llenos de fango. Con marea baja, patos y aves caradriformes buscan la comida en las marismas, zonas no cultivadas, pero de gran valor ecológico con algas de fondo en el lodo o arena. En los cañaverales de las marismas anidan pechiazules, escribanos palustres y pequeños carriceros tordales. En los bosques de litoral bajo de sauces encontraremos currucas mosquiteras y zorzales cantores.

Oevers van de Zenne

3. El castillo Expoel

El hermoso Castillo Expoel del siglo XIII debe su nombre a Jan de Axpole, el marido de la primera propietaria conocida, Catharina Raduwaerts. Otros dicen que el castillo probablemente debe su nombre a un espíritu maligno o bruja que vivía aquí en una charca. A partir de 1700, el castillo se convirtió en la residencia de verano de Balthazar IV Moretus, heredero de la imprenta y editorial Plantijn de Amberes y gran capellán castrense de Amberes. Cuando falleció, el castillo fue vendido a la familia de Meester de Ravestein.

Kasteel Expoel