Heffen

En la margen izquierda del río Zenne, a dos pasos de Leest, está Heffen, conocida por su pintoresco centro urbano. Además, la Fundación Rey Balduino definió la plaza del pueblo de Heffen como «una de las plazas de pueblo más bellas de Flandes». Hoy se pueden ver todavía edificios que apelan a la imaginación como la iglesia neogótica San Amando, la vivienda de la cervecería y el Ayuntamiento de 1870.

El gran jefe de cocina Maarten van Essche quería convertir con el tiempo un antiguo hogar parroquial de Heffen en un restaurante con una tienda local. Que un jefe de cocina se fije en Heffen no es sorprendente: el pueblo está rodeado por terreno agrícola y tiene un carácter muy rural y ecológico, lo que invita a un excelente momento de relajación. El Zenne, que serpentea por el pueblo, y el hermoso campo hacen de Heffen una base apropiada para una caminata o un paseo en bici.

NO TE PIERDAS ESTO – HEFFEN

1. Capilla de Nuestra Señora María de Ten Doorn

La capilla de Nuestra Señora María de Ten Doorn fue construida en 1643 por Christiaan van Laethem, entonces alcalde de Malinas, en substitución de una antigua capilla. La capilla debe su nombre al hecho de que alrededor de 1500, una efigie en madera de la Virgen María colgaba de un árbol de espino albar. A esta efigie de María se le atribuían poderes especiales. Los muros de piedra alrededor de la capilla servían de protección contra inundaciones.

Kapel Onze-Lieve-Vrouw Maria Ter Doorn

2. Plaza del pueblo de Heffen

En Heffen se encuentra una de las plazas de pueblo más bonitas de Flandes. Es una hermosa y atractiva plaza con la que uno se puede regalar la vista. Hoy día, todavía se pueden ver edificios que apelan a la imaginación. La torre de arenisca de la iglesia neogótica de San Amando, por ejemplo, se remonta al siglo XIII. Y no hay que olvidarse del palacete de 1913 construido por Frans Prosper Verschueren, cervecero y en aquel entonces alcalde de Heffen.

Dorpsplein Heffen

3. Parque natural Het Broek

Hasta la Alta Edad Media, gran parte de Heindonk y Heffen eran tierras pantanosas como consecuencia de las inundaciones regulares de sus campos por los ríos Rupel y Zenne. Het Blaasveldbroek, conocido popularmente como Het Broek, es un vestigio de lo anterior. Hoy día, Het Broek es un lugar de interés turístico y ecológico de un tamaño de 160 hectáreas frecuentado por amantes de la naturaleza, caminantes, corredores y pescadores de caña. También la isla de las nutrias y los castores está muy de moda. Ideal para combinar una visita al pueblo de Heffen con un momento en la naturaleza.

Het Broek